Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

13 de agosto de 1999

MINIDEPORTIVAS Por Iván García, Cuba Free Press

La Habana, Cuba Free Press.— Con un sencillo acto de clausura, de unas dos horas de duración, concluyeron en Winnipeg, Canadá, los XXIII Juegos Panamericanos. La delegación cubana no participó con ningún atleta, a excepción de una joven que portaba la enseña nacional en el desfile de las banderas de los 42 países competidores. El hecho se interpretó como una señal de protesta contra la supuesta parcialidad en las competencias, y de la cual Cuba acusa al Comité Organizador por ciertas "trampas" ocurridas durante los encuentros.

En lo concerniente al caso del dopaje con cocaína del multicampeón Javier Sotomayor, las autoridades cubanas, sin poseer pruebas, han realizado una serie de acusaciones que van desde la CIA y la Fundación Cubano-Americana hasta el Comité Organizador del Evento y la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA). Pese al disgusto cubano el presidente de esa institución, el mexicano Mario Vázquez Raña consideró que estos juegos continentales fueron los mejores de la historia. En la clausura, el domingo 8 de agosto, por la noche, el primer ministro canadiense Jean Chrétien despidió a los participantes. La tabla final de medallas ubicó a Cuba en el segundo lugar, tras Estados Unidos, con 69 de oro, 40 de plata y 47 de bronce. Además de Sotomayor, dos nuevos casos de doping se detectaron en la delegación deportiva cubana que asistió a Winnipeg. Son los casos de los pesistas Williams Vargas, de los 62 Kg., y Rolado Delgado, de 79, a quienes se les retiraron sus medallas de oro al dar positivo en las pruebas. Esos atletas habrían consumido mandrolona, un esteroide anabólico, que se usa para alcanzar mayor fuerza. En un principio Cuba —al igual que en el caso de Sotomayor— extendió un velo de dudas y sospechas pero al reconocer los propios deportistas que se habían inyectado dicha sustancia, tuvieron que reconocer el resultado de las pruebas anti doping.

El presidente Fidel Castro recibió en el aeropuerto José Martí, de esta capital, al último grupo de atletas, entrenadores, médicos, periodistas y funcionarios que participaron en los juegos. Castro los recibió al filo de las 5 de la mañana del lunes 9. Utilizando metáforas y su habitual lenguaje militar Castro expresó: "Con la llegada del último batallón que se batió allí, hasta el final, recordaba que aproximadamente a esta misma hora, hace 46 años, marchábamos al intento de tomar el cuartel Moncada". El gobernante calificó la actuación deportiva de la isla como una proeza realizada "en ese campo de batalla que es el campo de batalla más difícil en que ha estado nunca una delegación deportiva cubana". Castro no hizo referencias a las 13 deserciones ni a los tres casos de dopaje.

En la noche del miércoles 11 de agosto, durante más de dos horas, directivos del deporte cubano ocuparon los dos únicos canales de la televisión nacional para hablar de "los peores juegos de la historia", como calificaron a los Panamericanos, en abierto desacuerdo con el calificativo empleado durante la clausura del torneo por el mexicano Vázquez Raña, viejo amigo de Cuba y de Castro. El malestar de las autoridades criollas se evidenció no sólo contra el presidente de la ODEPA sino también contra el jefe de la comisión médica del certamen, el brasileño Eduardo De Ross, a quien en torno burlón llamaron "señorito". En la comparencia deportiva se denunció la "pésima organización de los juegos", la campaña anticubana de la prensa local y las malas condiciones de hospedaje y atención médica, entre otras anormalidades. Para los cubanos los mejores Panamericanos han sido los celebrados en La Habana, en 1991 y donde a pesar de la crisis económica que vivía cuba tras el derrumbe del campo comunista, se tiró la casa por la ventana, algo que no hizo Canadá, país que acaba de clasificar como el primero en el mundo por su calidad de vida. Lo más interesante de este programa especial fue el anuncio de que se produjeron 13 deserciones: once atletas, un entrenador y una periodista, casi la tercera parte de las deserciones que hubo en 1993, cuando los Centroamericanos de Ponce, Puerto Rico. Entonces se quedaron 35 integrantes de la comitiva cubana. Igualmente la noticia de que Cuba va invertir millones de dólares en la construcción de un laboratorio anti doping y de que va a solicitar la sede de los juegos olímpicos del 2008.

Cuba marcha invista en el campeonato de béisbol juvenil que se efectúa en China Taipei. Los antillanos han desatado una fuerte ofensiva y son favoritos para retener la corona. Derrotaron a Venezuela 10 por 4: a Holanda 16 a 0; a China Taipei 11 a 1 y a Sudáfrica lo apabullaron 27 por 0. En la novena cubana se han destacado los bateadores Pedro José Rodríguez, hijo, Yunier Escobar, Adriano García y Yoandris Eugellés. Y los pitchers Osbel Castillo y Ariel Díaz, quienes han sido una verdadera golosina para los scouts, por la impresionante calidad mostrada.

el domingo 15 de agosto dará comienzo en siete provincias cubanas el campeonato nacional de fútbol. Tomarán parte 16 equipos y tendrá una duración de cuatro meses. El fútbol cubano, atrasado y olvidado, con este torneo más largo espera darle nuevos bríos al más universal de los deportes. También desarrollar nuevos talentos, como son los casos de Ray Angel Martínez, de 20 años, y Mario Rodríguez de 21, quienes despuntan como excelentes futbolistas. Junto a los ya establecidos Manuel Bobadilla y Ariel Alvarez, estos nuevos valores aspiran a conformar un once que dé el salto cualitativo esperado por la fanaticada local, ansiosa de ver jugar buen fútbol. Quizás sin el toque concreto y mágico, a la vez, de los brasileños pero que al menos convenza.

Iván García, Cuba Free Press


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
Phone: (305)270 8779 -- Fax: (305)595 1883

E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1999 - Cuba Free Press, Inc.