Desde Dentro de Cuba.

Distribuido por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

14 de diciembre de 1998, Cuba Free Press.

LOS PELOTEROS JÓVENES TENDRÁN QUE ESPERAR En un encuentro que en el mes de octubre sostuvo el presidente Fidel Castro con 32 editores norteamericanos se planteó la posibilidad de que un equipo de béisbol de la isla pudiera jugar en Grandes Ligas. Pero los jóvenes talentos de Cuba desean más: poder jugar regularmente en el mejor béisbol del mundo sin tener que abandonar su patria. Por Iván García, Cuba Free Press.

La Habana, Cuba Free Press.—En el mundo deportivo cubano las palabras del Comandante Único sobre el tema del béisbol fueron recibidas con cierta expectación. En los últimos siete años 41 peloteros han abandonado la isla con el deseo expreso de jugar como rentados. Por eso sorprendió a muchos especialistas ver a Castro recibir con deferencia una pelota firmada por el sluger dominicano Samy Sosa, quien en 1998 resultó el jugador más valioso de la Liga Americana. Y que hablara en tono moderado de peloteros cubanos --normalmente tildados aquí como traidores—y en especial del el "Duque" Hernández, eslabón principal en la victoria de los Yanquis, en la temporada de este año.

¿Quiere esto decir que es eminente una nueva política y que nuestros peloteros podrán jugaren Estados Unidos? La respuesta es: no. Ni Castro está sumado a la corriente de "Sosamanía" que se expande por el continente americano ni siente simpatía por los jugadores de la isla que desertaron para jugar como profesionales. Simplemente expuso su idea de que un equipo cubano topara con similares de Grandes Ligas. Pero no que nuestros jugadores pudieran realizarlo como rentados y enriquecerse con los astronómicos salarios que pagan en la Gran Carpa.

ASEPSIA IDEOLÓGICA Y DEPORTIVA

El gobierno cubano sigue firme en sus ideas de "pureza" deportiva y de jugar sólo por ideales. Si a más de 30 peloteros se les permite jugar en Italia y Japón como rentados es porque el 70% de sus salarios lo cobra el régimen. Además, juegan en ligas de escasa trascendencia. El ministro cubano de deportes, Humberto Rodríguez, dice que: "Esta colaboración irá disminuyendo gradualmente. Y para 199 ningún pelotero cubano jugará en el exterior permanentemente." Por tanto, el interés de las autoridades deportivas es que topen frente a equipos rentados para elevar la calidad de la selección nacional, no de permitir que los peloteros firmen como profesionales. Pero muchos de nuestros jóvenes talentos desean lo opuesto: jugar en Estados Unidos, cobrar salarios de seis ceros y manejar sus ganancias sin abandonar la patria que los vio nacer.

El deporte es un espectáculo que genera ganancias millonarias. Las grandes estrellas como Pedro Martínez, en béisbol, Michael Jordan, en básquet, o Rolando Nazario Lima, en fútbol, ganan una fortuna mas tienen que consagrarse a tiempo completo. En el deporte profesional no importa la nacionalidad: lo mismo un africano juega en Europa que un sudamericano lo hace en Asia y un japonés en Estados Unidos. El objetivo es que las grandes luminarias jueguen donde mejor se les paga y mayor espectáculo puedan ofrecer. En ese sentido --como en muchos otros— Cuba nada contra la corriente. Y contra el anhelo de muchos de sus jugadores. Algunos de ellos han expresado a Cuba Free Press su ilusión de ser big leaguer, algún día. LO CORTÉS NO QUITA LO VALIENTE

A pesar de esa política de desfasada, la salud del béisbol cubano es inmejorable. El retiro masivo en 1997 de más de 60 estrellas locales no ha repercutido en la calidad de los clásicos nacionales. Todo lo contrario. Hoy por hoy la lucha se torna más pareja entre los 18 equipos que toman parte en el campeonato actual.

Los jóvenes talentos despuntan a diario. Dany Miranda, Sergei Pérez, Michell Enríquez, Mael Rodríguez o Yasser Gómez son algunos entre cientos que tienen condiciones por arrobas.

En la categoría junior, Pedro José Rodríguez (hijo), Yoandris Euguellés, Obryan Peña son prospectos fenomenales que nadie duda que a la vuelta de tres o cuatro años sean grandes estrellas en nuestro béisbol.

Según José Fernández, 61 años, preparador jubilado entre 100 y 150 peloteros cubanos pudieran jugar en triple A y Grandes Ligas si ahora mismo el gobierno autorizara a jugar a nuestros beisbolistas en Estados Unidos.

Pero tome nota: Estados Unidos es el enemigo público número 1 del gobierno cubano. Cuba está en la lista negra de la administración estadounidense. La guerra absurda y caprichosa que sostienen ambos estados no parece tener fin. La salida del laberíntico conflicto no se avizora. A una estupidez de una parte, la píldora se devuelve con otra estupidez. La ceguera llega a las dos orillas. Así que las jóvenes estrellas que acumulan tanto talento como deseo de imponerse y triunfar tendrán que esperar hasta que baje la marea política y se imponga la cordura.

Sólo entonces los sueños de algunos –ganar millones, jugar en el Yanqui Stadium y pasar las vacaciones en la isla de las palmas, junto a los suyos—podría ser realidad.

Iván García, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1998 - Cuba Free Press, Inc.