Desde Dentro de Cuba

Distribuído por Cuba Free Press, Inc. - http://www.cubafreepress.org

La Habana, 29 de junio de 1998, Cuba Free Press.

EL FÚTBOL DISIPA LAS PENAS Por Iván García, Cuba Free Press

La Habana, Cuba Free Press.--Cuba se ha puesto a tono con el mundo. El rodar de la pelota ha causado expectación, revuelo y ansiedad en un por ciento alto de la población. Según las estadísticas más 3 mil millones de personas seguirán las incidencias de la última copa de este siglo. Como promedio, cada fanático de este deporte en esta "aldea-planeta", cada vez más interrelacionada y globalizada, verá 10 partidos de los 64 del mundial.

El cubano verá mucho más. La televisión en la isla ha programado transmitir 54 encuentros. A partir de octavos de final la señal llegará en vivo. Al menos en fútbol, el mundo está entrando en Cuba. No sucede así en otros deportes como el béisbol de grandes ligas o el baloncesto de la NBA. Al gobierno no le interesa difundir estos eventos pues piensa que crea un mal precedente e incentiva los deseos de muchos deportistas del patio --en particular los peloteros-- de probar suerte y ganar sueldos de 6 ceros en los escenarios norteños.

El fútbol que es pasión mundial no es el fuerte de Estadios Unidos, enemigo del régimen cubano. Por tanto este deporte puede ser divulgado sin censura. Los grandes del balompié también ganan millones, mas no son yanquis. Esta costumbre de mezclar la política con el deporte, tan común en la dirigencia cubana, poco interesa al ciudadano de a pie. La gente agradece, al menos, poder seguir uno de los mayores espectáculos del orbe. De paso, el gobierno aprovecha para mejorar la raquítica propuesta televisiva y entretener a la población. Esta, durante 90 minutos, olvida los avatares de la vida diaria. Eso piensa Antonio Acea, 35 años, residente en la barriada de La Víbora, en el municipio capitalino de 10 de Octubre, que estuvo 5 días sin pan, debido a la falta de harina. Pero nunca faltó el fútbol. La chanza y el choteo de los viboreños creó una consigna: "¡No pan, sí gol!"

En el plano deportivo, el mundial ha motivado que crezcan los seguidores del fútbol. No es nuevo. Desde 1982 a la fecha la televisión cubana transmite las copas con el afán de que el balompié criollo salga del atolladero. Cuba, que nunca ha sido potencia en el más universal de los deportes sólo ha participado en una copa: la del lejano 1938. Después de la revolución de Fidel Castro y a pesar de que los aliados del desaparecido campo comunista tenían un alto nivel --como la URSS, Yugoslavia, Hungría, Bulgaria y Polonia--, esto no fue suficiente para que el fútbol cubano saliera de la mediocridad y el olvido. Entrenadores de Europa del Este y la antigua Unión Soviética trataron de crear un equipo de vaía pero el jugador isleño, fuerte y con excelente preparación física, "ni a trancas" consiguió dominar la técnica y los conceptos tácticos del fútbol. Después que el viento se llevara al comunismo, la isla depositó su confianza en un entrenador italianos, Giovanni Campari. El objetivo era ver si la tradición de los italiana hacía un efecto beneficioso en los caribeños. Fue en balde.

Después de años de ausencia, Cuba estuvo en las eliminatorias para el mundial de Francia y lo que hizo fue el ridículo. El amplio movimiento deportivo cubano, apuntalado exageradamente por un estado que con celo cuida de su vitrina deportiva, no ha podido recoger frutos del balompié. Los miles de fanáticos convencidos del que este deporte no se les da, prefieren disfrutar mediante la pequeña pantalla del toque concreto y mágico de los brasileños, con las actuaciones de lujo de Ronaldo, Ribaldo y Roberto Carlos. Los brasileños, junto a los argentinos y españoles, son los equipos que más seguidores tienen en Cuba. De modo que, por estos días, los gritos de ¡Gol! que retumban en los estadios franceses opacan momentáneamente las dificultades extremas de nuestro sobrevivir.

Iván García, Cuba Free Press.


CUBA FREE PRESS, INC.
P.O. Box 652035
Miami, FL 33265-2035
E-mail: mailbox@cubafreepress.org
Home: http://www.cubafreepress.org
Copyright © 1998 - Cuba Free Press, Inc.